Martes, 01 Mayo 2018 13:34

JUEGOS PINTADOS EN EL PATIO

PROYECTO PARA EL CEIP PASCUAL NÁCHER 

El tiempo de recreo en la escuela es muy importante para la socialización de los niños y las niñas. Por eso, el diseño y la organización del patio es clave para fomentar el aprendizaje y el juego cooperativo e integrador, así como la creatividad del alumnado. A menudo, la presencia de los campos deportivos pintados en el suelo, sobre todo los de fútbol, hacen que el juego se centre sólo en esta práctica. Este hecho provoca que se deje fuera de las principales zonas del patio al alumnado que no practica este deporte o que tiene otras preferencias de juego, la actividad de los y las cuales queda limitada y marginada a espacios muy reducidos. 

Además, el hecho que un deporte como el fútbol, tan alineado socialmente al universo masculino y al poder, -tanto por los medios de comunicación, como por las organizaciones deportivas- sea el juego principal en los patios de las escuelas fomenta una socialización sexista del alumnado. Y es que, a la práctica, esta realidad provoca que se segregue a los niños y las niñas en el momento del juego y que se deje de lado al alumnado que no cumple las preferencias de juego asociadas a su rol de género, puesto que las niñas a las que les gustan los deportes no suelen ser admitidas en el juego y los niños que tienen otras preferencias de juego, se les deja fuera del grupo.

Sin embargo, consideramos que el fútbol, como otros juegos de balón que centran la actividad en el patio, también tienen vertientes positivas, por ejemplo, para el desarrollo físico del alumnado. No obstante, ya tienen suficiente presencia académica y social, tanto en las clases de educación física, donde en un contexto más controlado se puede integrar a toda la clase en el juego, como también en la calle y en la gran mayoría de espacios de socialización. Es por eso que proponemos crear nuevos espacios en los patios que fomenten la práctica de juegos alternativos para mejorar el contexto de socialización y la convivencia entre el alumnado.

El objetivo de este proyecto es democratizar el espacio en el patio y fomentar el juego creativo y cooperativo para que todo el alumnado se sienta integrado en el momento del recreo y encuentre su lugar en el patio. Así, proponemos pintar diferentes juegos en el suelo teniendo en cuenta los centros de interés del alumnado, para contribuir a crear un espacio de socialización no sexista e integrador que fomente el aprendizaje, la convivencia, la creatividad y el juego libre. 

PROPUESTAS DE JUEGOS: 

Circuito de coches: Se trata de un circuito para que los niños y las niñas jueguen con coches de juguete. También pueden imaginar sus vehículos con diferentes elementos del patio como piedras, ruedas o palos o incluso pueden construirlos pintando piedras, papel, cartón u otros objetos reciclados. El circuito representa las calles de una ciudad y los principales elementos para organizar el tránsito e incluye parking, gasolinera y taller.

El pisito: Es el plano de una casa a tamaño real. La casa se puede ampliar pintando más habitaciones con tiza en el suelo y más elementos decorativos. Incluso se pueden crear en el patio nuevas casas para formar un vecindario.

El mercado: Se trata de marcar en el suelo diferentes paradas de mercado para que  jueguen a tiendas, dejando un espacio para que puedan exponer sus productos como hojas, tierra, palos o bien jugando con juguetes de clase. También se pueden dejar espacios en blanco para que el alumnado dibuje lo que quiere vender o ponga precios y nombre a la tienda, como hemos hecho en este caso con las pizarras.

La superficie de los diseños pintados se puede ampliar dibujando con tiza. Los mismos participantes pueden personalizar el espacio según sus intereses de juego. También se puede representar con menos detalles para que sean los niños y niñas quienes llenen los espacios vacíos.

Los diseños se pueden adaptar al espacio y los intereses del alumnado de cada centro en concreto. De hecho, el resultado puede mejorar si los niños y niñas participan directamente en la elección de los juegos y los espacios, sobre todo en Primaria, votando qué contexto de juego les gustaría crear. Así, también se pueden diseñar otro tipo de espacios de interacción que fomenten el juego simbólico como una clase, un restaurante, un hotel, dependiendo de los centros de interés de los niños y niñas.