Miércoles, 10 Junio 2015
La jardinera

La jardinera

Como todas las mañanas, Laura paseaba por el parque cuando de repente una pelota pequeña y de color marrón aterrizó en su cabeza, nuestra protagonista la observó de lejos y de cerca sin saber muy bien que era aquello.


Al llegar a casa, conducida por una curiosidad inmensa, Laura, leyó todos los libros que tenía para descubrir qué era esa pelotita. Después de leer durante horas encontró la respuesta en un manual de jardinería "¡Aquello era una semilla!".


Siguiendo las instrucciones del manual depositó la semilla en una maceta llena de tierra, la regó con agua y la dejó tomando el solo.


El día siguiente la pelota ya no lo era, ahora era una semilla con un pequeño tallo que acechaba tímido por la parte superior. Pasaron las semanas y el tallo se transformó en una magnífica planta. Laura, ilusionada con el hecho de poder observar aquella transformación de cerca, decidió plantar una semilla cada día, así repitió el ejercicio (maceta, tierra, agua y sol) hasta que su terraza se transformó en un precioso jardín.

A falta de sitio en la terraza, empezó a plantar en la cocina y cuando la tuvo llena invadió el baño con macetas y semillas, después pasó al dormitorio, continuó con el comedor y así siguió hasta que un día se dio cuenta que ya no vivía en una casa, ahora vivía en medio de la selva!

Hoy, Laura, sigue plantando una nueva semilla cada día y ha tenido que pedir permiso a los vecinos y vecinas para que le dejen espacio en sus casas y poder hacer crecer la selva.

Visto 2001 veces

Galería de imágenes

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar